En otoño rugen las fieras

En otoño rugen las fieras

Este lunes empieza el otoño. Sin embargo, las diferentes casas de moda exponen desde hace ya varias semanas sus propuestas para esta temporada.
Aún no se ha secado ni mi biquini favorito y, sin embargo, no puedo pasar por la calle sin ver todos los escaparates con los maniquíes engabardinados. Veo botas por todos lados y de todos los estilos —al tobillo, mosqueteras, planas o de tacón, de ante, polipiel…— y yo, no obstante, sigo obstinada en llevar sandalias, tratando de sacar el mayor partido al esmaltado de mis pies. ¡Qué le voy a hacer! El otoño ha llegado y me ha pillado con la sal aún en la piel.

Ahora bien, si he de ser sincera estoy experimentando una especie de odio-amor. Por un lado, detesto decir adiós a las cañas en terrazas, las siestas de media tarde y la canción del verano —para mí «Señorita» de Camila Cabello—. Pero, por otro, espero con ansia infantil la llegada de días lluviosos, que sirvan de excusa para poder calzar alguna de esas espléndidas botas, tan altas que se alzan más allá de la rodilla. Porque aceptémoslo, los días de pintalabios fosforitos o de rebecas tan ligeras como decorativas ha llegado a su fin. ¡Bienvenido seas frío si vienes tan bien acompañado!

Así pues, echando una rápida ojeada a las diferentes propuestas, parece ser que este otoño la cosa va de estampados y de mangas abullonadas —las cuales se resisten a marcharse tras hacer su primera aparición en la época estival—. Zara es fiel emisaria de este sino. De sus perchas cuelgan maravillosos vestidos con estampados, predominantemente florales, que en ocasiones van holgados y, en otras, se ciñen únicamente a la cintura. Dixie apuesta también por estos estampados primaverales; de la misma forma que lo ha hecho recientemente Victoria Beckham en su nueva colección, arriesgándose ambas casas a crear este extraordinario contraste estacional.

Bien es cierto que, aunque con gran protagonismo, este estampado no es el único. Dentro de esta línea también descubrimos formas geométricas, pata de gallo, lunares o, cómo no, ¡animal print! Si el floral era un triunfador, este último —como gran atemporal— impera en general en todas las colecciones. Lo encontramos de todos los tipos: leopardo, pitón, cebra, tigre…; mezclado con colores de fantasía o como imitación pura y dura de la naturaleza animal. Michael Kors lo utiliza en muchas de sus prendas, desde chaquetas a faldas, e incluso en calzado. Massimo Dutti es otro de sus partidarios; al igual que Roberto Cavalli, marca que hace como propio este tipo de estampado en la mayoría de sus colecciones —ellos saben bien que lo animal, como gran clásico, nunca pasa de moda—.

   

Destaca, también, el uso que hace de este la marca H&M en su colección Conscious, cuyos artículos «contiene al menos un 50% de poliéster reciclado de botellas de PET usadas, algodón orgánico, lana reciclada o Tencel® Lyocell», lo que supone una primera entrada a la urgentemente necesaria Economía Circular.

 

 

One thought on “En otoño rugen las fieras

  1. Alehop
    septiembre 23, 2019

    Gracias Carmen, te sigo desde hace mucho y me encantas. Que buenoo saber que se vuelven a llevar las mangas abullonadas porque siempre me cuesta montón encontrarlas y me enamoran.

    respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.